ENCUENTRA TU PRODUCTO UTILIZANDO EL BUSCADOR

ENCUENTRA TU PRODUCTO UTILIZANDO EL BUSCADOR

Sistemas Hidropónicos


Sobre nuestros Sistemas hidropónicos


Los cultivos hidropónicos son una de las técnicas más avanzadas en cuanto a sistemas de cultivo se refiere. Es un método complejo en cuanto a su montaje, pero muy sencillo en cuanto al riego y la aplicación de nutrientes.


Básicamente, la hidroponía consiste en un sustrato inerte en el que se sujetan las raíces y las plantas a la maceta, y un sistema de recirculación de agua que, a través de mangueras, transporta el agua desde un depósito hasta la maceta; a continuación, el agua sobrante vuelve al depósito. De este modo las plantas tienen agua y nutrientes para alimentarse en todo momento, sin tener que esperar al riego o a que les proporcionemos el abono nosotros mismos. El resultado son plantas que crecen mucho más rápido y son mucho más productivas que si las cultivásemos en tierra. Además, la calidad del producto final es excelente.


Ahora bien, para conseguir los mejores resultados debemos tener en cuenta ciertos factores que son imprescindible para el correcto funcionamiento de nuestro cultivo hidropónico. En primer lugar y puesto que el agua será parte del medio de cultivo, tendremos que controlar a la perfección los niveles de pH del agua, así como mantener la electro-conductividad dentro de los parámetros adecuados. En cuanto a cuáles son los niveles adecuados de Ph, señalar que deben ser de 5,5 durante la fase de crecimiento y de 6,5 en la fase de floración.


Por otro lado, en cuanto a la electro-conductividad del agua, señalar que durante la fase de crecimiento debe ser de 0,8 al 1,0 Ec, y en floración debe estar entre 1,2 y 2,0 Ec.


Estos son los dos factores principales que marcarán la diferencia en los resultados de nuestro cultivo, pero existen otros, como la temperatura del agua. Este punto es de vital importancia para el correcto funcionamiento de nuestro sistema hidropónico, puesto que es un factor estrechamente relacionado con el nivel de oxígeno del agua. Si la temperatura del agua es elevada, el PPM de oxígeno será menor; por el contrario, si el agua está fría, el nivel de PPM subirá. De todos modos, hay que tener en cuenta que la temperatura del agua nunca puede bajar de los 16º, de lo contrario, bloquearemos las raíces y paralizaremos los procesos vitales de las plantas. Las temperaturas óptimas varían dependiendo del ciclo vital en el que se encuentran las cepas. Si las plantas están enraizando, la temperatura óptima es de 25º, si por el contrario está en periodo de crecimiento o de floración, es decir, en época de alimentarse y asimilar nutrientes, la temperatura idónea es de 20º.


Otro factor que debemos tener en cuenta a la hora de plantar en un sistema hidropónico, es la sujeción de las plantas. Es algo normal que los pesados cogollos que producen las plantas de marihuana en un sistema hidropónico, doblen las ramas y las cepas no sea capaces se sujetarlos por si solas. Para estos casos debemos emplear tutores de plástico o una malla, empleando el sistema SOG o el SCROG (Screen of Green), que son dos de los sistemas de enmallado más comunes en el cultivo de cannabis.


Un consejo interesante es tener siempre en casa una bomba de repuesto, ya que, si la bomba de nuestro sistema fallará, podríamos arruinar el trabajo de meses. En el caso de que se estropeará y no tuviéramos otra de repuesto, lo mejor es apagar el foco para que las plantas puedan resistir más horas. De todos modos, habría que sustituir rápidamente la bomba estropeada, de lo contrario, las plantas no durarían demasiado; un solo día podría acabar con la vida de nuestras cepas.


Por último, señalar que el agua del depósito debe ser renovada cada semana. Otra posibilidad es emplear filtros que limpien la materia orgánica del agua, evitando la putrefacción del agua durante, al menos, dos semanas. Eso sí, durante esas dos semanas, tendremos que rellenar el agua que consuman las plantas y abonar manteniendo los niveles de Ec dentro de los parámetros recomendados más arriba.


Entre los sistemas de hidroponía más simples y vendidos, se encuentra, el Wilma. Este sistema consiste en una maceta que se coloca sobre un depósito y hace circular el agua constantemente.


Estas han sido algunas advertencias generales para tener controlado un sistema hidropónico a la perfección. Siguiendo estos consejos, obtendrás una producción y una calidad insuperable de forma casi automatizada.

por página
Newsletter

He leído y acepto la política de privacidad y el tratamiento de datos por parte de semillaslowcost.com