Acceso mayores 18 años y uso de Cookies
Acceso mayores 18 años y uso de Cookies

Si no aceptas las cookies obligatorias no puedes continuar en esta tienda y te redirigiremos a otra web. ¿Está seguro?

No puedes aceptar cookies de terceros y no aceptar cookies requeridas.

ENCUENTRA TU PRODUCTO UTILIZANDO EL BUSCADOR

ENCUENTRA TU PRODUCTO UTILIZANDO EL BUSCADOR

Balastros

por página

Mas Sobre Nuestros Balastros

Los balastros son equipos eléctricos que sirven para mantener estable y limitar la intensidad de la corriente de las lamparas. Estos aparatos actúan como un transformador, ofreciendo la potencia necesaria a la bombilla para su correcto encendido. Técnicamente, en su diseño clásico, consiste en una reactancia inductiva constituida por una bobina de alambre, generalmente le alambre de cobre esmaltado. Dicha bobina va enrollada sobre un núcleo de chapas de hierro o de acero eléctrico, dependiendo del modelo. Hoy en día el modelo clásico de balastro ha evolucionado, apareciendo balastros electrónicos que pueden regular su potencia. Es decir, balastros de resistencia fija y balastros de resistencia variable.


Cada modelo de balastro tiene unas características diferentes, ofreciendo potencias variadas que tendrán que ir acorde a la potencia de la bombilla que empleemos. Es decir, si la potencia del balastro es inferior a la de la bombilla, ésta no podrá ofrecer su máximo rendimiento. Si por el contrario, la potencia del balastro es superior a la potencia de la bombilla que le conectemos, provocaremos que la alta corriente trasmitida por el balastro funda la bombilla. En el primero de los casos, también acabaría por fundirse ya que el negativo chocaría con el negativo constantemente.

Si lo que se desea es emplear el mismo balastro para bombillas de diferentes potencias, lo que se necesita es un balastro que tenga un regulador de potencia, o lo que es lo mismo, de resistencia variable. Como se ha señalado anteriormente, los balastros suelen ofrecer una sola potencia de salida, pero los balastros con regulador pueden adaptar su potencia a las necesidades del cultivador y, por tanto, ofrecen diversas potencias de salida. Estos son ideales si queremos hacer la fase completa de las plantas en el mismo espacio. En este caso tendremos que regular la potencia sobre el 50%, 75%, 100% y 110%. Si elegimos un balastro de 600w regulable, deberíamos regularlo a 250w, 400w, 600w y 660w. También existen modelos que se regulan a 400w, 440w, 600w y 660w, todo depende del balastro que decidamos comprar. Estas variaciones en la regulación del balastro nos permiten germinar o enraizar empleando las potencias más bajas, hacer crecer las plantas con el 75% de la potencia, o hacerlas florecer empleando el 100%.

Otro factor a tener en cuenta es si el balastro es electrónico o magnético. Los balastros electrónicos amortizan mejor la energía consumida, ofreciéndonos un 30% más de luz y, además, son los que nos ofrecen regular la potencia. Esto se debe a que la luz del balastro electrónico no parpadea, es decir, es continua y la luz que emiten posee más hercios. Por el contrario, los balastros magnéticos no ofrecen la posibilidad de regularlos, se calientan más y por tanto hacen que se pierda energía y se produzca calor; hay que dejarlos fuera del cultivo interior. Además, producen más ruido y su luz es discontinua debido a los bajo hercios que emite, haciéndonos perder un 30 % de la luz. A su favor está el precio, más económico en comparación a sus homólogos eléctricos.

En nuestro catálogo te ofrecemos todo tipo de balastros magnéticos y electrónicos, así como regulables o de potencia fija. Lee las descripciones y descubre cuál de ellos se adapta mejor a tus necesidades.

Newsletter

He leído y acepto la política de privacidad y el tratamiento de datos por parte de semillaslowcost.com