icono regalo COMPRA AHORA Y RECIBE icono regalo

CORTE, MANICURADO, SECADO Y CURADO

En esta categoría ofrecemos los mejores productos para el corte, manicura, secado y curado de marihuana y otros ámbitos de jardinería, tenemos todo lo necesario, en caso de no encontrar el productos que estas buscando no dudes en contactar con nuestro servicio de atención al cliente.


Ver Productos Seguir leyendo artículo

Tipos De Productos Para El Corte, Manicurado, Secado Y Curado De Marihuana

Caja de curado 00 Box Caja de curado 00 Box Nuevo
Malla - Secadora cuadrada Malla - Secadora cuadrada Nuevo
Secadora Redonda Colgar Nuevo
Tijera Precisión Leef Kleen Punta Curva Nuevo
Tijeras Pinza Nuevo
Peladora Table Trimmer 46x46, Alto 64.5cm Nuevo ¡Oferta!
Extractor en Línea Helicoidal Nuevo ¡Oferta!
Deshumidificador Mini Cornwall Electronics Nuevo
Microscopio LED Lumagny 100 X Nuevo ¡Oferta!
Extractor Prima Klima - 1 Velocidad Extractor Prima Klima - 1 Velocidad Nuevo ¡Oferta!
Peladora Bowl Trimmer 39,5Ø, Alto 23.5cm Nuevo

¿Cómo manicurar, secar y curar la marihuana?

Los cultivadores nóveles creen que lo más importante es conseguir cosechar unos buenos cogollos y ya tenemos todo hecho, pero nada más lejos de la realidad. Cualquier cultivador con un mínimo de experiencia sabe que un buen manicurado, secado y curado marca la diferencia entre la excelencia y la mediocridad. Un buen manicurado, secado y curado puede convertir una cosecha regular en una buena cosecha, mientras que un mal secado y curado puede echar a perder una cosecha excelente. Por tanto, no penséis solo en la cosecha, lo que viene luego es también determinante.

¿Qué es el manicurado de marihuana?

Para asegurar la máxima calidad de los cogollos recién cosechadas, deben pasar por varios procesos. El primero de ellos y conocido como manircurado consiste en retirar los tallos y hojas sobrantes. Es decir, separar lo que nos interesa de lo que no.

Manicurando cogollos

¿Qué es el secado de las plantas de marihuana?

El segundo paso conocido como secado, consiste en secar lentamente los cogollos en un ambiente controlado. El proceso comienza una vez manicurados los cogollos, momento en el que se cuelgan las ramas o se colocan los cogollos en una red y se dejan suspendidos para que estén lo más aireados posible y se sequen rápido. Además, el espacio aireado y seco evita la aparición de hongos que echen a perder la cosecha en el último momento.

Ramas colgadas para secar

¿Qué es el curado de la marihuana?

El curado consiste en mantener los cogollos ya secos en frascos de vidrio o plástico durante unas semanas para permitir que se produzcan ciertos procesos naturales. Estos procesos hacen que los cogollos mejoren sus propiedades organolépticas y que los efectos sean más potentes. Además, también mejora la sensación al fumar ya que no hay clorofila o restos de humedad que rasquen nuestra garganta al fumar. La sensación por tanto es mucho más suave y placentera. El curado se puede prolongar durante meses ya que los cogollos se conservan muy bien en los botes de cristal. Simplemente tendréis que abrir los botes de vez en cuando para renovar el aire del interior.

botes con marihuana

Parámetros idóneos para el manicurado

El manicurado no requiere de unos parámetros idóneos, aunque sí que hay que evitar los espacios muy húmedos y luminosos.

Parámetros idóneos para el secado

Temperatura ambiente, aproximadamente 21°C, y un 50% de humedad.

Parámetros idóneos para el curado

Temperatura ambiente, aproximadamente 21°C, y una humedad relativa entre el 55-65%.

Cómo realizar el proceso de manicurado, secado y curado paso a paso

Los cultivadores curan los cogollos de marihuana para obtener la máxima potencia y calidad. Cuando un cogollo de calidad pasa por un óptimo proceso de secado y curado, los resultados son espectaculares. De hecho, las personas que nunca han probado cogollos preparados de esta manera, a menudo se sorprenden por la experiencia suave y agradable que producen al fumar los cogollos curados lentamente.

  • Manicurado: Cortar las ramas y retirar las hojas, dejando solo las hojas pequeñas que hay pegadas a los cogollos y que están cargadas de resina. Este es el proceso que se conoce como manicurado.

  • Secado: Cuelga las ramas ya sin hojas en un lugar aireado, oscuro y seco. Una parte importante del proceso de curación ocurre durante los primeros días, a medida que se comienzan a secar los cogollos. Durante esta fase inicial de secado, el objetivo principal es dejar que los cogollos se sequen relativamente despacio (generalmente de 3 a 7 días). Este es el proceso conocido como curado.

  • Curado: Una vez estén secos los cogollos, pero aun guarden un mínimo de humedad en su interior, debéis introducirlos en botes de cristal o plástico. Otro indicador es cuando al doblar las ramas, estas crujen. Si bajas los cogollos antes de que se rompan los tallos más pequeños, te darás cuenta de que tienden a estar demasiado húmedos una vez que los pones en frascos, por lo que tendrás que secarlos más de todos modos.

Tened en cuenta que los cogollos deben tener aire entre si y no estar todos apelotonados. Esto evitará que retengan humedad entre ellos y que aparezca moho. El objetivo es almacenar los cogollos en un ambiente controlado. La humedad relativa debe estabilizarse alrededor de 60-65% cuando los cogollos se colocan en un recipiente cerrado. Este es el ambiente correcto para llevar a cabo el curado de marihuana. Si los cogollos más pequeños se rompen, pero los tallos de los cogollos más grandes se doblan, lo más probable es que los cogollos ya creen la humedad perfecta cuando esten en el interior de los frascos.


Por último, abrid los botes al menos una vez al día durante unos segundos para que se renueve el aire viciado de su interior. A este proceso y el del paso anterior se les conoce como curado.

¿Por qué es tan bueno manicurar, secar y curar los cogollos?

El secado lento descompone por completo la clorofila, acaba con la humedad del interior de los cogollos y mejora mucho el sabor y la suavidad al fumar.


Secar y curar los cogollos elimina el desagradable olor y sabor a clorofila y hace que resalten los sabores y olores de la variedad en cuestión. Además, esto también hace que los cogollos produzcan una sensación más suave al fumar, evitando la irritación de garganta que producen los cogollos húmedos. Por otro lado, secar bien los cogollos reduce la humedad y esto, a su vez, reduce las posibilidades de que aparezca algún tipo de moho que eche a perder la cosecha cuando más cerca estábamos de consumirla.


Por último, pero no por ello menos importante, un secado y una cura adecuada cambiará los efectos de los cogollos, haciéndolos más potentes e intensos. Esto se debe a que durante el secado lento se cambia la composición exacta de los cannabinoides y terpenoides, volviéndolos más potentes. Todo esto es muy fácil de comprobar, simplemente tenéis que fumaros un cogollo recién cortado de la planta y otro después del proceso de secado y curado, los resultados hablarán por si solos.


Este ha sido un repaso al proceso de secado y curado de la marihuana. Desde sus consecuencias hasta como llevarlo a cabo paso a paso, incluyendo consejos que os facilitarán el trabajo.