Acceso mayores 18 años y uso de Cookies
Acceso mayores 18 años y uso de Cookies

Si no aceptas las cookies obligatorias no puedes continuar en esta tienda y te redirigiremos a otra web. ¿Está seguro?

No puedes aceptar cookies de terceros y no aceptar cookies requeridas.

ENCUENTRA TU PRODUCTO UTILIZANDO EL BUSCADOR

ENCUENTRA TU PRODUCTO UTILIZANDO EL BUSCADOR

Pulgon

PULGÓN


EL PULGÓN: DAÑOS Y PREVENCIÓN


El pulgón es un áfido, es decir, un insecto perteneciente a la familia Aphidoidea que constituye una plaga habitual en los cultivos de cannabis. Según la especie de la que se trate puede ser de color verde, amarillo, marrón y negro.


A pesar de no constituir un peligro en sí mismo, los daños del pulgón derivan de su capacidad de reproducción masiva y de que se trata un insecto que vive en colonias, por ello, cuando el pulgón se instale en nuestro cultivo será con una gran cantidad de ejemplares y eso sí que conlleva un grave problema.


Además, los pulgones se relacionan con otros insectos como las hormigas o abejas con las que establecen una relación simbiótica en la que cada uno se beneficia de la presencia del otro, por lo que los daños causados en el cultivo son mayores.


Los pulgones generan daños directos en nuestras plantas ya que con su aparato bucal succionador se alimentan de la savia, atacando principalmente a los brotes jóvenes. Esto provoca el debilitamiento general de la planta, la deformación de los brotes y la clorosis en las hojas.


Además, los pulgones segregan melaza, lo que facilita la proliferación del hongo tizne o negrilla, el cual afecta directamente a la función fotosintética de la planta provocando problemas de desarrollo en la misma. Por otra parte, con sus picaduras pueden transmitirle a nuestras plantas diferentes virus.


Por estos motivos, es indispensable controlar y erradicar la plaga de pulgón en nuestro cultivo. Sus picaduras no pueden apreciarse, pero se reproducen con mucha rapidez, por lo que pronto podremos detectar la presencia de estos insectos en nuestro cultivo.


Para prevenir su aparición, podemos utilizar un repelente totalmente ecológico como el aceite de Neem, que además de evitar la aparición del pulgón, lo hará con las demás plagas. Otra de las opciones que podemos utilizar como preventivo son algunas infusiones, por ejemplo, la de ajo, tanaceto o cola de caballo, o podemos utilizar purín de ortigas.


LUCHA BIOLÓGICA CONTRA EL PULGÓN


Si la plaga ya está afectando a nuestro cultivo, podemos combatirlo a través de la lucha biológica, una manera muy sencilla de luchar contra este enemigo.


Sólo debemos introducir de manera controlada depredadores del pulgón, que terminen con la plaga y nos permitan no recurrir a productos fitosanitarios.


Algunos de los enemigos más comunes del pulgón son las avispas parásitas como Aphidius ervi, Aphidius colemani o Aphelinus abdominalis. Estas avispas actúan poniendo un huevo dentro del pulgón que, una vez eclosiona, se alimenta de él hasta causar su muerte.


Otro depredador natural del pulgón que puede utilizarse para combatirlo es el insecto Chrysoperla carnea, conocido como Crisopa, que se alimenta fundamentalmente de pulgones.


En SLC ponemos a tu disposición Aphiscout, compuesto por una mezcla de diferentes avispas parasitoides y Chrysopa 1000, compuesto de Chrysoperla carnea. No se utiliza Chrysopa 1000 como preventivo, únicamente cuando la plaga ya se ha asentado, por lo que se aconseja utilizar Aphiscout y Chrysopa 1000 para conseguir un resultado óptimo.


Consigue los mejores productos para combatir y eliminar el pulgón de tus cultivos de una manera totalmente ecológica en SLC, como siempre, al mejor precio.

Newsletter

He leído y acepto la política de privacidad y el tratamiento de datos por parte de semillaslowcost.com