ENCUENTRA TU PRODUCTO UTILIZANDO EL BUSCADOR

ENCUENTRA TU PRODUCTO UTILIZANDO EL BUSCADOR

Bombillas


Sobre nuestras Bombillas

Muchos clientes y cultivadores nobeles desconocen la importancia de las lámparas, las bombillas y la iluminación en el cultivo en interior. La intención de estas líneas es aclarar cualquier tipo de duda que pueda existir acerca de las bombillas, su funcionamiento y los modelos y marcas que ofertamos.


El funcionamiento de las lamparas de descarga, las más comunes, es sencillo. En su interior albergan un vapor ionizado o gas que al entrar en contacto con un electrodo forma una corriente eléctrica. Estas corrientes eléctricas que se producen en el interior del tubo, se producen debido a la diferencia de potencia entre electrodos. Es por esto que las descargas eléctricas que se producen en el interior del tubo, provocan un flujo de electrones que podría destruir la lampara si chocara con otro flujo de electrones.


Si por el contrario, el tubo no recibe suficiente energía, los electrones ocuparían otro orbital y la corriente no sería estable. Estos procesos químicos explican porque estos tubos irradian una energía UV, que es igual a la de los rayos del sol, y por tanto, ideal para nuestras plantas. Ahora bien, para que esto suceda, los electrones no deben tener un estado enérgico cualquiera, sino que deben tener un estado enérgico preciso para que el espectro de luz sea estable y por consiguiente, beneficioso para las plantas.


Por otro lado, cabe destacar que estas lámparas no son autosuficientes, sino que necesitamos otros artículos para hacerlas funcionar correctamente. Los complementos imprescindibles son un balastro o cebador y un reflector con casquillo. El balastro controlará las subidas y bajadas de corriente, estabilizando el curso de la energía y evitando posibles aumentos o descensos que puedan destruir nuestras bombillas.


Por el contrario, el cebador realiza la función opuesta, suministrar un pequeño pico de corriente eléctrica que permite a la bombilla ponerse en funcionamiento. Por último, pero no por ello menos importantes, están los reflectores. Estos aparatos reflectan la luz de la bombilla, dirigiendo la energía y permitiendo un mayor aprovechamiento de la misma. Además, permiten que la corriente pase a la bombilla a través del casquillo que poseen, aumentando la eficacia de la bombilla.


En definitiva, todos estos factores determinarán la potencia lumínica de la bombilla, la cual se calcula en lúmenes. Las que ofrecen un menor rendimiento son las bombillas mixtas que ofrecen de 19-28 lúmenes por vatio. Por otro lado, las más eficaces son las de sodio de alta presión, que son las más empleadas y alcanzan aproximadamente 100-180 lúmenes por vatio.


En la actualidad ha surgido otro sistema que ofrece un alto rendimiento combinado con un menor consumo, las lamparas de leds. Este sistema produce una luz fría, a diferencia de las anteriormente nombradas que producen calor. Este hecho nos permite acercar más el foco a las plantas sin que se quemen y, además, nos facilita el control de las temperaturas en el interior de nuestro cultivo de cannabis. Otras ventajas que nos ofrecen los leds es su larga duración en comparación al resto de sistemas o su invisibilidad en cuanto a cámaras térmicas se refiere. El único inconveniente es que, debido a su frecuencia, la luz profundiza menos en el cultivo, lo cual se traduce en que los cogollos de la parte baja de las plantas reciben una menor cantidad de luz, y, por tanto, son menos compactos y pesados.


Este problema podemos solucionarlo mediante el empleo de otras técnicas de cultivo que faciliten el contacto de la luz con toda la planta, como el Sea Of Green o cultivo en SOG. Por otro lado, mencionar también que los leds producen un desarrollo más lento en las plantas si los comparamos con las lamparas de descarga.


Por último, mencionar las lamparas de bajo consumo, que ofrecen pocos lúmenes y por tanto se suelen usar para conservar madres y esquejes. En la actualidad han surgido nuevos diseños de lamparas de bajo consumo que ofrecen un espectro más anaranjado y rojizo que permite el cultivo también en floración. La cosecha con este tipo de lamparas suelen ser menos abundantes, pero son ideales para lugares con altas temperaturas.


Como conclusión señalar que todos los sistemas mencionados son aptos para el cultivo de marihuana, pero los mejores resultados los siguen ofreciendo las lamparas de descarga.

por página
Newsletter

He leído y acepto la política de privacidad y el tratamiento de datos por parte de semillaslowcost.com